Hace poco me di cuenta de que cada vez que me preguntaban “¿Cómo te va?” me sentía incómoda y no sabía muy bien cómo responder. Me veía contestando en términos de “pues bien… poco a poco… todo es un poco lento…” Era como si me estuviera justificando por algo… y eso me hacía sentir pequeñita e incluso avergonzada.

Como sabes, hace un par de años decidí cambiar de trayectoria profesional y dejar el mundo de las finanzas en la empresa para dedicarme al Desarrollo de la Consciencia, algo que me apasiona y que me parece vital para ser felices y disfrutar la vida plenamente, hagamos lo que hagamos.

Sin embargo, en todo cambio el camino está lleno de retos y nuevos aprendizajes que te bambolean en la montaña rusa emocional del éxito, el fracaso, la euforia, el desánimo, etc, etc, etc.

Seguir adelante requiere constancia, voluntad y un continuo preguntarse “¿Cómo me siento? “¿Quiero continuar por este camino?” Por suerte, contamos con nuestro maravilloso cuerpo que nunca miente y siempre nos da la respuesta correcta.

En mi caso, el cuerpo era muy clarito: ante la expectativa de seguir adelante, se expandía y mi ánimo se recuperaba al instante; ante la expectativa de abandonar mi proyecto, aunque solo fuera temporalmente, se encogía, me invadía la tristeza y entraba en la parálisis.

Así que aquí estoy, avanzando y disfrutando, ahora sí, de los éxitos ya conseguidos.

Audio: ¿Qué es el éxito?

Hoy te invito a escuchar este audio en el que te cuento:

  • Por qué me sentía incómoda y pequeñita.
  • Cuál fue la clave para sentirme satisfecha, exitosa y orgullosa.
  • Qué es el éxito para mí.

También te invito a hacer tu propia reflexión:

  • ¿Qué es el éxito para ti?
  • ¿Te sientes una persona exitosa?
    •  Sí
      • ¿Cómo celebras tu éxito?
      • ¿Qué retos superaste para conseguirlo?
      • ¿Quién te ayudó a conseguirlo?
    • No
      • ¿Qué necesitarías para serlo?
      • ¿Qué te impide hacerlo?
      • ¿Quién podría ayudarte a conseguirlo?

¿Qué te ha parecido?

La tecnología todavía es un poco rudimentaria, pero me gustaría saber si te ha gustado el formato audio o prefieres el formato escrito.

También me encantará que cuentes tus propias reflexiones un poco más abajo, en la sección de comentarios.

Y, si te ha gustado este post, no olvides compartirlo con tus amigos o en tus redes favoritas… Me ayudas a mí y ayudas a tus amigos.

¡Muchas gracias!

2 comentarios
  1. Verónica Fabra
    Verónica Fabra Dice:

    Hola Melania,
    Yo creo que conforme nos desarrollamos como persona, la concepción de éxito cambia. Es como si pasase de un estado material a uno gaseoso, de un dato cuantitativo a uno cualitativo. Al menos así lo he experimentado yo.
    Tu sinceridad te honra. Felicidades.
    ¡Un gran beso!
    Verónica

    Responder
  2. Elena
    Elena Dice:

    Me he visto muy reconocida en tus respuestas al inicio del post, Melania. Yo también me siento pequeñita cuando me preguntan cómo me va. Me guardo el audio para escucharlo cuando tenga un momentito de tranquilidad. Seguro que me sirve para cambiar mis respuestas. Gracias.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *