Ser quien eres

Ser quien eres… ¿fácil, no?… al menos, eso dice el ego: “yo ya me conozco muy bien… ya sé cómo soy…”

Algunos alcanzan esta seguridad por sí mismos… otros, entre los que me incluyo, hacemos un montón de cursos, retiros, terapias, etc. para llegar a ella.

Sin embargo…

¿Podemos Ser como somos sin soltar “lo que ya sabemos que somos”?

En este post, te invito a indagar un poco más en este tema y, para ello, comenzamos con esa voz que todo lo sabe: el ego.

¿Qué es el ego?

Ego, personalidad, identidad… todo hace referencia al conjunto de ideas, creencias, pensamientos, carácter, etc. que se va generando día a día y que, en principio, nos sirve para movernos por esta vida de una forma determinada.

Aparentemente, es la forma que elegimos cada uno de nosotros. Sin embargo, algo que he podido experimentar, además de haberlo leído en múltiples textos de las grandes tradiciones espirituales, es que hay muy poco de elección en el ego… al menos hasta que empezamos a darnos cuenta de que el ego es una cosa y Yo Soy “otra cosa”.

El ego se forma a partir de condicionamientos conscientes e inconscientes.

Es decir, muchas de las cosas que manifiesta ese ego, “las elijo” yo a partir de mi experiencia pasada. Este sería el condicionamiento consciente.

Otras muchas cosas de las que manifiesta, no sabemos de dónde vienen. Es más, ni siquiera sabemos que están… simplemente, se han creado en algún momento para ocultar algo que nos da miedo o nos duele demasiado aceptar. Esto serían los condicionamientos inconscientes que nos impulsan a actuar de determinada manera sin saber por qué o pensando que realmente “hemos elegido” actuar así.

En cualquier caso,

¿Crees que con estos condicionamientos podemos hablar realmente de “elección”?

No digo que el ego no sea necesario. Es más, considero que el ego es inherente a la vida humana. Sin embargo, el ego no es algo estático, sino algo que puede evolucionar de forma continua en dos direcciones:

  • La primera es la evolución hacia el refuerzo del ego, hacia el arraigo, hacia el “yo soy así, así y así porque yo lo elijo”.
  • La segunda es la evolución hacia el ego dispuesto a desaparecer para permitirte descubrir cada instante como nuevo: “sé lo que he sido hasta ahora, pero… voy a descubrir cómo Soy Ahora”… Es entonces cuando realmente empezamos a ser libres para elegir y, sobre todo, para Ser como somos… no como pensamos que somos o como “hemos eligido” ser para vivir en este mundo…

Ser es algo que ocurre a cada instante.

No podemos Ser mañana o ayer… El ayer es cómo fuimos. El mañana solo es una hipótesis que nos encapsula en los parámetros del ego que nos hemos creado…

Solo a cada segundo podemos Ser como somos: podemos tomar consciencia del pensamiento que se me genera en este momento, de la sensación que se me genera en este momento, de la acción que surge en este momento… todo en un instante…

Del Ego al Ser

Pero ¿por qué hacemos esto? ¿por qué nos enganchamos al ego?

Imagínate que te desprendes de tus pensamientos, de tus creencias, de tus ideas… ¿qué queda entonces?…

Cuando empecé a indagar en esta cuestión, lo primero que me venía a la mente era “NADA”… sin todo esto “no soy nada”… ¡Uf, qué yuyu!… Me daba miedo esa respuesta… “¿Cómo que no soy nada!”… El estómago se me encogía… y pensaba que se me estaba yendo la cabeza…

Nos enganchamos al ego porque nos identificamos con él y pensamos que sin él no somos nada.

“¿Cómo voy a relacionarme con mi entorno si no soy nada?”… “Me estoy volviendo loca”… ¡Al menos había una explicación!: “Si me estoy volviendo loca, ya soy algo… una loca”… pero esto era otro pensamiento…

… “y si ese pensamiento tampoco soy yo… ¿quién soy?”… “Nada”, otra vez…

y… ¿qué soy yo siendo nada?…” “Nada…” … y, a medida que ahondaba en esta experiencia de sentir la nada:

  • mi mente se quedaba sin respuestas y se iba calmando,
  • la respiración se hacía más lenta,
  • el espacio entre mis pensamientos se hacía más grande…
  • y hasta los límites del cuerpo parecían difuminarse…

… un día, simplemente ocurrió…  ¡Soy!… y en cuanto tomé consciencia, se difuminó…

Práctica

Ser es estar detrás de ese testigo que todo lo ve… Si cierras los ojos, puedes darte cuenta de cuáles son tus pensamientos… también puedes darte cuenta de lo que estás sintiendo en tu cuerpo

Pregúntate…  ¿y quién se está dando cuenta? … ¿qué parte de ti es esa que se da cuenta?… Yo… ¿y quién es ese yo?… ¿quién ha contestado?… Yo… ¿quién es yo?… el que está aquí sentado… pero yo puedo ver al que está aquí sentado, así que “ese no soy yo”… hay alguien más… ¿quién soy yo?… la loca a la que se le está yendo la olla…

… eso ha sido un pensamiento… lo he visto aparecer en mi mente… ¿quién soy yo?… esta preguntona insistente… No, a esa también puedo verla y además, lo de “preguntona insistente”, ha sido todo un etiquetazo… o un juicio, llámalo como quieras… ¡Aaajjjjjjj!

Sigue preguntándote… ¿Quién soy yo?…

… Y hasta aquí te puedo contar… Hablarte de las respuestas que yo he encontrado, sería hablarte desde mi ego y eso no te serviría para nada…

Solo tú puedes ir encontrando tus respuestas…

¿Qué es Ser quien eres?

Ser es una experiencia del aquí y ahora… no puede explicarse, ¡solo puede vivirse!

Ser es lo que queda cuando nos desprendemos del ego, cuando aparcamos nuestras ideas, experiencias, emociones… y sobre todo… ¡nuestros juicios y etiquetas!

Ser es permitirse sentir lo que llega a cada momento, darse cuenta de los pensamientos que se generan, de lo que ocurre en mi cuerpo a cada instante

Ser es experimentar, descubrir, darse cuenta… aquí y ahora… sea lo que sea lo que esté haciendo y con quién esté…

Yo Soy Luz

De la canción” I’am light”, de India Arie:

Yo no soy las cosas que hizo mi familia

Yo no soy las voces en mi cabeza

Yo no soy las piezas de la ruptura en el interior

No soy los errores que he cometido

Ni ninguna de las cosas que me duelen a mí

Yo no soy las piezas del sueño que dejé atrás

Yo no soy el color de los ojos

Yo no soy la piel en el exterior

Yo no soy mi edad, yo no soy mi raza

Dentro de mi alma es todo luz

Yo soy la divinidad definida

Yo soy el Dios en el interior

Yo soy una estrella, un pedazo de todo

Yo soy luz

Y ahora…

¿Cómo está tu cuerpo?…

¿Cuál es tu emoción?…

¿Cómo es tu respiración?..

… ¿Quién eres?…

2 comentarios
  1. elena
    elena Dice:

    Hola
    Me ha parecido muy interesante ,aunque por el momento siento que no me apetece llegar ahí,creo que se quien soy pero no he llegado a ese nivel

    Responder
  2. Ana
    Ana Dice:

    Hola!!
    Melani que difícil lo has puesto esta vez… ser o no ser, esa es la cuestión!!
    😉
    Gracias por descubrirme a india arie.
    Un besito gigante

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *